¿Cómo cuidar la piel en días soleados?

Cuando hablamos de factor de protección solar (FPS) hacemos énfasis en el tiempo estimado en que la piel puede durar en exposición al sol, esta protección podemos encontrarla en diferentes tipos de cremas especializadas en proteger nuestra piel, cada una con diferentes niveles de protección, por eso esto va a depender del tipo de piel, esto se toma muy en cuenta ya que en algunos casos muchas de estas cremas pueden crear efectos secundarios en nuestra piel, así que si queremos descubrir cuál es la protección que más se nos adecua a nuestra piel, podemos encontrarla con una sencilla formula del FPS.

Índice

    ¿Cómo saber cuál es la mejor crema para proteger nuestra piel del sol?

    La formula FPS consiste en saber el tiempo en que aproximadamente la piel tarda en quemarse sin ninguna crema que la proteja, y de esta manera utilizaremos el dato obtenido para multiplicarse con el numero de FPS que contenga dicha crema a utilizar y así obtendremos el tiempo en el que podríamos estar expuestos al sol.

    Para seguir profundizando en el tema, lea detenidamente y analíticamente, cada una de las propiedades y pasos a seguir para obtener esa protección en tu piel que evite quemaduras que perturbe la lucidez de tu piel.

    Radiaciones solares a las que se expone nuestra piel

    En este factor de la radiación solar, hacemos referencia a los tipos de rayos del sol a los que estamos expuestos diariamente, de los cuales solo existen dos que a continuación les serán indicados:

    • Rayos UVB: estos son los rayos ultravioletas, que son por características menos enérgicos siendo así menos penetrantes en nuestra piel, esta radiación es la culpable del bronceado, aunque no deja de tener responsabilidad en la capacidad de quemar tejido, en definitiva, estos rayos son los que incitan un daño directamente en la piel.
    • Rayos UVA: a diferencia de los rayos UVB, estos si suelen ser muy energéticos, con capacidad de penetrar en los vidrios, agua y la piel, inclusive con el factor no menor de que estos rayos llegan hasta la dermis, que es la capa profunda en la piel, esto se le atribuye a su alto índice de energía que tiene en sus propiedades, yendo mucho más allá, esta radiación puede ser capaz de provocar un cáncer de piel.

    Por estas radiaciones es que es de vital importancia a la hora de escoger una crema protectora, tener muy en cuenta el índice de protección que contenga, ya que debe de ser amplio para poder proteger la piel tanto de los rayos UVB como de los UVA.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir