7 Mitos y verdades que no conocías de la hipertensión arterial

La hipertensión, también conocida sólo como tensión arterial alta, se produce cuando la presión arterial -provocada por los latidos del corazón, que impulsa la sangre por todo el cuerpo- es más alta de lo que debería.

Una presión arterial considerada alta es la que marca más de 14/9. Lo normal sería 12/8 y, cuando los valores son mucho más bajos, se dice que la persona tiene la tensión baja.

Si no se trata, puede provocar una serie de complicaciones de salud, como ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia renal crónica. Por lo tanto, es importante prestar atención a las señales que da el cuerpo cuando la presión es alta. ¿Qué son?

Índice

    Síntomas de la hipertensión arterial

    Los síntomas de la hipertensión arterial pueden incluir mareos, falta de aire, palpitaciones, dolor de cabeza y cambios en la visión, entre otros. Sin embargo, no todas las personas manifiestan signos de que tienen hipertensión.

    Por ello, los especialistas recomiendan que algunos grupos específicos de personas estén siempre al día con sus exámenes y adquieran un tensiómetro, que ayuda a resolver la duda sin tener que acudir a urgencias. Esta recomendación está dirigida especialmente a:

    • Personas con sobrepeso u obesidad
    • Personas que sufren de estrés constante
    • Personas con antecedentes familiares de hipertensión

    Los malos hábitos alimentarios, el tabaquismo y algunos problemas de salud mental, como el trastorno de ansiedad generalizada y el síndrome de pánico, también pueden facilitar el desarrollo de la hipertensión.

    7 Mitos y verdades que debes conocer de la hipertensión arterial

    Desvelar los principales mitos y verdades sobre la hipertensión arterial para que todos podamos entender mejor la enfermedad.

    1. Los hipertensos no deben hacer ejercicio

    MITO: La actividad física al menos cinco días a la semana es esencial para llevar una vida sana y puede ser una excelente forma de prevenir la hipertensión.

    Salga a pasear, sustituya el ascensor por las escaleras, monte en bicicleta, nade y baile, pero recuerde: controle siempre su presión arterial.

    2. Reducir el consumo de sal es suficiente para prevenir la hipertensión

    MITO: El consumo excesivo de sal es, en efecto, uno de los factores que pueden provocar la hipertensión arterial. Pero reducir el consumo de sal no va prevenir.

    Debes prestar atención a tu dieta en su conjunto, incluyendo el consumo de alimentos procesados y azúcares.

    3. Los hipertensos deben evitar el consumo de bebidas alcohólicas

    LA VERDAD. La ingesta excesiva de alcohol, además de ser calórica, aumenta la presión arterial. Lo máximo que se permite es una pequeña lata de cerveza, una copa de vino o una pequeña dosis de licor.

    Pero debe ser muy esporádico, lo ideal es reducir el consumo para no perjudicar el tratamiento.

    4. La hipertensión no afecta a los jóvenes

    MITO: Aunque el número de personas con hipertensión arterial es mayor entre los ancianos, las personas de todas las edades pueden desarrollar la enfermedad y hay que prevenirla.

    Sobre todo si se tiene en cuenta que la obesidad y el sobrepeso son uno de los principales factores de riesgo de la hipertensión arterial, y que el número de niños obesos aumenta cada día.

    5. Fumar perjudica a los hipertensos

    LA VERDAD. Fumar es capaz de aumentar el ritmo de los latidos del corazón y, en consecuencia, también la presión arterial. Por lo tanto, es capaz de desencadenar o empeorar la hipertensión. Por esta razón, se recomienda que los fumadores con presión arterial alta dejen de fumar inmediatamente.

    6. Mantener la calma y controlar el estrés puede ayudar a los hipertensos

    LA VERDAD. El estrés, cuando se acumula, pone al organismo en estado de alerta causando que aumente a presión en las arterias. Controlar el estado emocional es esencial tanto para combatir la enfermedad como para tratarla.

    Para ello, se puede apostar por ejercicios de relajación, como el yoga y la meditación, entre otros.

    7. El té de hibisco reduce la presion arterial alta

    LA VERDAD. El famoso hibisco, muy consumido por quienes quieren perder unos kilos y deshincharse, es también un fuerte aliado para controlar la hipertensión. Eso es porque tiene acción diurética, es decir, hace que el cuerpo elimine más sustancias nocivas a través de la orina. Así, hace que la cantidad de líquido en el torrente sanguíneo disminuya.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir