¿Qué son los atracones y consejos se controlan?

¿Qué son los atracones y consejos se controlan?

No siempre comer en exceso es un signo de atracón, trastorno grave caracterizado por episodios recurrentes de ingesta incontrolada de alimentos incluso en ausencia de hambre. El problema merece atención porque afecta a la salud y a la autoestima, y puede provocar sentimientos de vergüenza, angustia o culpa.

Como se origina en el sistema nervioso, puede ser difícil identificar y controlar los atracones, pero afortunadamente existen algunas alternativas y tratamientos para ello. Entiéndelo:

Índice

    ¿Cómo identificarlo?

    Los atracones se definen por un mínimo de dos episodios de alimentación compulsiva a la semana en los últimos tres meses. Por lo general, los episodios implican una alimentación rápida, desorganizada y a menudo oculta que va seguida de sentimiento de culpa.

    El problema está relacionado con la desregulación de dos neurotransmisores, la dopamina y la serotonina, que están relacionados con el placer, el bienestar y el área de recompensa. Es difícil controlar los atracones porque interfieren en las mismas áreas cerebrales responsables de la adicción al alcohol y a las drogas.

    Además, el azúcar es adictivo, con una dependencia similar a la de algunos tipos de drogas duras.

    Cómo controlar los atracones

    No confundas la sed con el hambre

    La zona del cerebro que controla la sed y el hambre es la misma, por lo que existe la posibilidad de que pienses que tienes hambre, pero en realidad tienes sed. Mantenerse hidratado ayudará mucho.

    No te saltes las comidas

    Evita saltarte comidas o pasar largos periodos de ayuno, ya que esto puede hacer que comas más en la siguiente comida en un intento de "compensar" el olvido de la anterior, siendo un desencadenante de atracones.

    Dormir bien

    Un déficit de sólo dos horas de sueño aumenta el hambre en un 24% al día siguiente. Además, el cansancio hace que se coma más azúcar y carbohidratos.

    Comida diaria en caso de hambre nocturna

    Identificar el periodo del día en el que se produce la compulsión es importante para regular la ingesta de alimentos. Si comes mucho por la noche, conviene reforzar tu dieta durante el día.

    Comer alimentos que ayuden a los neurotransmisores

    Consumir alimentos que estimulen los neurotransmisores cuyo déficit estimula los atracones, como los plátanos, el kiwi, los arándanos, las hojas verdes oscuras y las legumbres.

    Además, conviene apostar por alimentos que contribuyan al equilibrio de la microbiota intestinal, que tiene una relación directa con el cerebro. Apuesta por los probióticos y prebióticos.

    Ejercicio

    Hacer ejercicio estimula la liberación de neurotransmisores y también reduce la ansiedad, un gran enemigo de los atracones. Sólo 30 minutos de actividad física diaria ya marcan la diferencia.

    Utilizar técnicas de relajación

    Las técnicas de relajación, como la meditación favorecen la calma y el control de la ansiedad, valiosos combatientes de la compulsión. La escritura también puede ser interesante para proporcionar autoconocimiento sobre los desencadenantes que provocan las crisis.

    No te pases con la cafeína

    Un exceso de cafeína puede estimular la ansiedad y contribuir a la alimentación compulsiva.

    Evitar los alimentos procesados

    Los alimentos procesados contienen componentes químicos que desequilibran los neurotransmisores, como edulcorantes, colorantes, conservantes e incluso estimulantes.

    Además, muchos de ellos contienen trigo, cuya intolerancia también desequilibra el sistema nervioso y no ayuda a controlar los atracones.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir