¿Qué es la hipertensión y cuáles son los síntomas?

La hipertensión, también conocida como presión arterial alta, es la enfermedad crónica más prevalente en la población adulta y, si no se trata, puede provocar enfermedades del corazón, los riñones e incluso el cerebro. La mayoría de las personas no muestran síntomas cuando su presión arterial es alta, pero hay algunos sintomas que pueden servir de advertencia:

  • Dolor en la nuca;
  • Mareos;
  • Visión doble o borrosa;
  • Hemorragias nasales;
  • Dificultad para respirar;
  • Acúfenos en el oído;
  • Dolor en el pecho.
Índice

    Cómo no confundir los síntomas de la hipertensión arterial

    Es necesario tener presente que las señales descritas anteriormente pueden indicar también una serie de otros problemas. En otras palabras: no indican necesariamente que usted tenga o esté experimentando una presión arterial alta.

    También por esta razón, la manifestación de los síntomas no es suficiente para cerrar un diagnóstico. Para él, la forma más eficaz y ágil de saber qué hay detrás de estas manifestaciones es la medición de la presión arterial, que puede hacerse en casa con un aparato específico.

    Conocer el resultado es sencillo: si los valores obtenidos son mayores o iguales a 140/90mmHg (léase "14 por 9"), la persona tiene la tensión arterial alta.

    Pero tener la presión arterial alta de vez en cuando forma parte de ella y es muy común. El problema realmente es cuando los picos de presión se producen con cierta frecuencia. Por eso, observar las señales que te da el cuerpo puede ayudarte a entender cuándo es el momento de acudir a un especialista.

    ¿Qué significa tener la tensión arterial alta?

    El hecho de que la hipertensión sea asintomática la mayoría de las veces, pero que al mismo tiempo pueda causar síntomas, como dolor de pecho, hemorragias nasales y mareos, suele dejar a muchas personas confundidas.

    Muchas personas tienden a ignorar los síntomas de la hipertensión arterial precisamente porque no los conocen. El dolor de cabeza puede indicar muchas cosas, y el goteo nasal a veces es sólo el resultado del clima seco, por ejemplo.

    En la práctica, la hipertensión se produce cuando las arterias -que son los vasos que conducen la sangre oxigenada desde el corazón- ejercen una mayor resistencia al flujo de sangre que se expulsa en los latidos del corazón.

    Esta situación puede pasar desapercibida para el organismo, pero dependiendo del caso, los síntomas pueden acabar manifestándose.

    También es importante tener en cuenta que la hipertensión no tratada puede dar lugar a complicaciones de salud más graves, como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular (ACV o ictus). En estos casos, pueden aparecer síntomas específicos de estas complicaciones:

    • Infarto de miocardio
    • Sudor frío
    • Dificultad para respirar
    • Palpitaciones
    • Náuseas.
    • Accidente vascular cerebral (ictus)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir